Hacia la UNGASS sobre Drogas en 2016

Por Jérémie Swinnen

En el mes de Abril del año entrante, se sesionará en la Asamblea General de las Naciones Unidas, lo que probablemente será el evento más importante relacionado a las drogas de los últimos 25 años. Será la oportunidad de rever las convenciones internacionales sobre la materia. Muchas son las cosas que aclarar, pero dos son seguras. La primera es que la actual política de drogas ha fracasado y es tiempo de cambiar. De darle un giro más inteligente a la cuestión. Se gastan al año aproximadamente 100.000 millones de dólares en el sistema punitivo global cuando tenemos frente a un mercado de drogas que percibe 600.000 millones en ganancias. Es decir, nuestros esfuerzos de lucha son superados actualmente en un 6 a 1. Como resultado: Cada vez más violencia, cada vez más muertes, más inseguridad, más consumo, mayores problemas en la salud, mayores niveles de corrupción en el estado… Es necesario ante este problema una readministración de los recursos limitados del estado en atacar el problema desde una óptica más inteligente, priorizando reducir los daños evitables en la salud de las personas producto del consumo y focalizando la fuerza punitiva del estado en lo importante. Esto significa priorizar otros que el sistema punitivo en el consumidor o en los eslabones más bajos de la cadena, que muchas veces hacen desafortunadamente de la actividad ilícita, una economía de supervivencia. Una estrategia que satura al sistema judicial y que poco impacto real produce en los carteles.

parlatino asamblea

La mirada actualmente más enfocada en la seguridad y en el control deberá dejar lugar a una mirada más integral que pueda actuar además desde lo social, la salud y la educación. Paliando el problema desde la oferta (el narcotráfico) y la demanda (los consumidores), a través de un diseño político que evalué las consecuencias de sus medidas en uno y otro lado.

Para aquellos que sostienen seguir intentando desde un enfoque represivo es necesario priorizar el enfoque en lo que realmente genere un impacto a quienes hacen de este negocio, un daño para muchos.

Para aquellos que sostienen que es necesario un mercado regulado de estupefacientes o algunos de ellos, es necesario primero contemplar el potencial daño que esto puede producir en el consumo.

La segunda cosa segura, es que debido a la Responsabilidad Compartida que requiere este tema por parte de los Estados, el trabajo que emane de la UNGASS 2016 deberá ser producto del consenso de muchos de ellos. Es indispensable poder llegar a un acuerdo para dicha fecha, al menos regional sobre qué rumbo seguir. Un camino distinto adoptado por cualquier estado de manera aislada está condenado al fracaso.

Hace unos días, el principal organismo regional interparlamentario de las Américas, el Parlamento Latinoamericano, compuesto por 23 países, aprobó en su Asamblea General un primer documento regional para elevar en Abril a las Naciones Unidas. Este documento que si bien no se detiene en profundidad sobre los cambios necesarios, sí hace mención sobre ciertos conceptos claves hacia los que debemos evolucionar. Esto ha significado un primer avance en el abordaje de este problema desde una mirada común y regional, con un enfoque más centrado en la persona y en la salud.
http://www.parlatino.org/…/cooperaci%C3%B3n-internacional-p…

Hasta tanto, hay que seguir profundizando en una mirada más crítica de las políticas internacionales actuales, que han llevado a expandir la actividad ilícita de los carteles y recrudecer los niveles de consumo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s